Chernóbil vuelve a tener vida después de 30 años

Gracias a una cámara trampa situada en los bosques

Fecha: 12 de mayo de 2017.

 

Tras el accidente nuclear, el lugar ha estado deshabitado completamente durante estos 30 años, pues los niveles de radiación aún siguen siendo muy altos como para que un ser humano pueda vivir allí.

Sin embargo, hace unos meses se ha podido descubrir que la zona de Chérnobil en la que ocurrió la catástofre se encuentra llena de vida. Gracias a una cámara trampa que está situada en los bosques que rodean la ciudad, se han podido tener imágenes de animales y plantas que han repoblado el desierto desolado que dejó tras el accidente.

El hecho de que haya animales es una buena señal de recuperación de la zona, puesto que las plantas tienen otros mecanismos de supervivencia ante la radiación.

vida-chernobil

               Fuente: renovablesverdes

Los científicos han colocado una serie de cámaras de vigilancia que se activan ante el movimiento. Dichas cámaras disponen de un olor a ácido graso para atraer mejor a los animales. De esta forma, cuando los animales se acercan a la cámara atraídos por el olor, podrán capturar fotos y corroborar la teoría de que Chérnobil vuelve a tener vida.

vida-chernobil-2

                       Fuente: rbth

Para poder afirmar la recuperación moderada de Chérnobil, los científicos se han basado en la fotografía de los grandes depredadores que se encuentra por encima en la cadena alimentaria y que son buenos indicadores para la salud y el buen estado general de un ecosistema. Además, las fotografías tomadas a estos animales comfirman que éstos no tienen ningún problema derivado por la radiación. Es decir, parece que su fisiología no ha sido alterada ni existe ningún tipo de mutación, están totalmente sanos.

Las especies que más se han llegado a ver son lobos, jabalíes, zorros y mapaches. Si en un ecosistema existen depredadores que se encuentran en la zona más alta de la cadena alimentaria, quiere decir que existen animales y plantas en los eslabones inferiores de la cadena que son capaces de sustentarlos.

Otra evidencia que señala la recuperación de Chérnobil. Se trata de que los carnívoros al encontrarse en los niveles más altos de la cadena alimenticia, son capaces de bioacumular más contaminantes arrastrados y absorbidos por los otros eslabones inferiores. Es decir, un ciervo puede tener determinada radiación en su cuerpo que haya absorvido de las plantas que come. Pero un lobo puede almacenar más cantidad de radiación total, debido a que se come a los siervos que previamente habían acumulado radiación.

Como se puede observar, Chérnobil está volviendo a la vida poco a poco y los animales son los mejores indicadores de ellos.  

Realizado por Mary Mendoza

Artículos de Interés:  

suscríbete a Eco World

Suscríbete aquí para recibir información actualizada, noticias al día y temas de interés.

* indicates required
/ ( dd / mm )
() - (###) ###-####
12 dE mayo dEl 2017
comments powered by Disqus