El nivel de contaminación en China rompe los límites de medición

La Contaminación ambiental en China ya ni siquiera se puede medir

Fecha: 8 de febrero de 2017.

 

Como es bien sabido, la contaminación atmosférica es un grave problema en China. Desde hace años, numerosas ciudades, entre ellas su capital, registran unos niveles de contaminación exterior que ocupan los primeros puestos a nivel mundial. El norte de China ha recibido el 2017 tan castigado por la contaminación como despidió el 2016.

contaminacion-china

                 Fuente: china-files

La crisis afecta a Pekín y otras 24 ciudades septentrionales sobre las que el Gobierno ha establecido la alarma roja, la más alta de una escala de cuatro. En ese área viven 460 millones de personas, tantas como la población conjunta de Estados Unidos, Canadá y México.
Muchas ciudades han registrado concentraciones de partículas PM2,5 de 500 microgramos por metro cúbico. Son las más pequeñas y dañinas, capaces de alcanzar los pulmones y el riego sanguíneo. En 500 acaba la capacidad soportada por los medidores, así que la gravedad exacta del cuadro se desconoce. La Organización Mundial de la Salud considera perjudicial para la salud cualquier nivel superior a 25.

En las crisis más graves se cierran escuelas y se recomienda no salir de casa si no hay más remedio, se restringe la circulación de vehículos privados y de camiones y se paralizan las fábricas y las obras de construcción. Cuesta sostenerlo hoy, pero el cuadro general ha mejorado desde que Pekín declaró formalmente la guerra a la contaminación dos años atrás. Los días azules han aumentado en la capital y el último verano fue limpio con pocas excepciones.

Mientras en áreas más desarrollados, como Europa, la contaminación procede sobre todo del transporte, en otras áreas del planeta se suman otras fuentes de polución. En el caso de China el uso de carbón para generar electricidad es uno de los principales agravantes.

La contaminación está detrás de casi un tercio de las muertes en China, según un estudio de la Universidad de Nanjing. Otro de la Academia Nacional estadounidense revelaba que los habitantes del frío norte viven una media de 5,5 años menos que los del cálido sur por el carbón utilizado en invierno. Los efectos devastadores de la contaminación para el planeta y la salud humana son bien conocidos por Pekín.

Numerosos estudios concluyen que el impacto sobre los ciudadanos de la exposición a partículas nocivas de forma habitual es responsable de que los cánceres de pulmón y otras enfermedades respiratorias se hayan disparado en el país.

Una reciente investigación centrada en los efectos sobre el corazón indica que si sus ciudades tuviesen un aire “aceptablemente limpio” se podrían evitar 923.000 de muertes prematuras por enfermedades cardiovasculares en los próximos 15 años.

Realizado por Karla Linares

Artículos de Interés: 

suscríbete a Eco World

Suscríbete aquí para recibir información actualizada, noticias al día y temas de interés.

* indicates required
/ ( dd / mm )
() - (###) ###-####
08 dE febrero dEl 2017
comments powered by Disqus