Rusia, un Mundial Verde

Estadio Central Lenin ha recibido la más alta certificación de sostenibilidad

Fecha: 18 de Junio del 2018.

El país ha invertido en más de 12.000 millones en la Copa del Mundo. La mayor parte se ha dirigido a los 12 estadios, donde se han instalados tecnologías para rebajar el consumo de energía y el impacto ambiental.

El grueso de las obras ha tenido como objetivo cumplir la exigente política de sostenibilidad ambiental y social de la FIFA. Aunque la certificación de la FIFA fue un requisito para obtener financiación para Brazil 2014, la FIFA decidió en 2009 que los criterios de sostenibilidad fueran imprescindible en todas las licitaciones de la Copa del Mundo a partir del 2018. Todo ello se plasmó en la estrategia de sostenibilidad del organismo Gianni Infantino, que exige a los contratista información detallada sobre sus actividades, así como las medidas para proteger el medio ambiente.

mundial-sostenible

                 Fuente: expansion

Para cumplir esta estrategia, todas las sedes tienen que contar con un estándar de construcción sostenible que asegure el menor impacto ambiental posible desde la planificación, hasta la construcción, utilización y derribo de las instalaciones. De esta manera, los certificados de construcción verde aseguran que los recintos no son sólo zonas libres de tabaco y permiten el acceso a personas con movilidad reducida, sino que también han implementado soluciones para mejorar su eficiencia energética, ahorrando recursos naturales.

Los parámetros abarcan el uso de materiales menos contaminantes, favoreciendo la proximidad de los proveedores, lo que se traduce en menos emisiones de CO2 durante el transporte de mercancías; el uso de tecnologías y sistemas de ingeniería y construcción eficientes, instalando equipos que ahorren energía y agua; y el empleo de técnicas para la recogida de desechos y su completa reutilización y reciclaje. Solo en la Copa Confederaciones que Rusia celebró el año pasado, utilizada como ensayo para la recuperación de residuos en este Mundial, se recogieron y reciclaron 87,9 toneladas de vidrio, plástico, aluminio, papel y cartón. Para este Mundial, las autoridades Rusas han diseñado el primer estándar propio de certificación verde para los estadios, pero algunos han optado por Breeam, una de las certificaciones ecológicas más extendidas del mundo.

El estadio Olímpico Luzhnikí, donde se disputará la final, fue uno de los primeros en obtener el certificado Breeam. Aprovechando su renovación, ha instalado modernos sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, controlados por una central automatizada que monitoriza constantemente los consumos del edificio. 

También tiene lámparas LED que ahorran un 70% del gasto en electricidad, y sistemas de gestión de agua para reducir en 160.000 litros en cada día de partido. Además se han plantado 1.050 árboles y arbustos y colocado 15.700 metros cuadrados de parterres, mejorado los accesos con nuevas paradas de metro y autobús y carriles de bicicletas.                

Realizado por Mary Mendoza

Artículos de Interés: 


suscríbete a Eco World

Suscríbete aquí para recibir información actualizada, noticias al día y temas de interés.

* indicates required
/ ( dd / mm )
() - (###) ###-####
18 dE junio dEl 2018
comments powered by Disqus